viernes, 9 de mayo de 2014

Blanca calma

Un manto de niebla cubre el amanecer, los cielos, las almas. Una obra de arte inconclusa, pero de alguna forma completa. Música serena, sinfonías calmas de naturaleza. Las hojas de los árboles se pierden tras su huella, ni despiertas ni dormidas. Arropadas en su mundo, soñando, imaginando.

La fresca brisa eriza la piel y cura los sentidos. Las gotas de rocío rozan el rostro y relajan la mente. La liberan de la cárcel del pensamiento, de la agenda, de su plan. La liberan de si misma, para percibir y admirar.

Tal como el sueño más deseado, justo antes de despertar, cuando el corazón se aferra al limbo y se niega a volar. La niebla arropa mi alma y me da paz. Una paz sin condiciones, ni colores, ni emociones. Tan solo la blanca calma, la etérea presencia que me acompaña. Aferrado a esta paz, el deseo es claro: que cada día nos reciba nuevamente, blanca calma.

lunes, 24 de febrero de 2014

V

Esta es la historia de una niña excepcional, orgullo de sus padres y envidia de sus hermanos. Sus dotes eran muchos y de talentos incontables. A los ojos del mundo, V era la más hermosa niña que hubieran visto, determinada y apasionada, pero divertida y amistosa. Mas el destino tenía guardado para V un desafortunado giro, pues su padres desaparecieron dejándola a merced de quien viniese. Meses pasaron y V sola, lamentándose a diario por no tener quien la quisiera y la cuidara.

Eventualmente, V se hizo crédula y buscaba el cariño y la confianza en donde pudiera, sin suerte. Muchos decían amarla, pero solo la utilizaban para sacar ventaja. Y así V se hizo una joven mujer. Decidió buscar el amor en otras partes. Ya no quería un padre, sino un amante y así lo encontró. Todo su cuerpo se negaba a aceptarlo, pero su dolor no la dejaba soltarse. V cayó engañada, bajo un hechizo poderoso. Mil veces salió herida. Tanto que sus cicatrices contaban ya su propia historia, pero aún seguía hechizada. Y V lo pensaba y no tenía sentido, pero bastaba con escuchar sus palabras y la lógica se esfumaba de su mente, sólo quedaba el recuerdo de agonías pasadas escondiendo las tantas nuevas.

Por supuesto, sus cicatrices eran muy bien cubiertas y discretas, el amante captor de V fue visto como héroe en el mundo. Poco a poco sus hermanos y hermanas quisieron probar un poco de esa magia y muchos cayeron rendidos bajo el mismo hechizo. Aunque nunca como V. Su mirada, perdida, sin propósito ni esperanza verdadera. Por siempre hundida en la mentira de un amor que la destruye, poco a poco.

Hasta que un día su amante desapareció, dejando un gran vacío que no sabía llenar. V pudo finalmente sentir sus heridas, pero sus emociones aún ardían. Así que buscó a los amigos de su antiguo captor y preguntó por el. Todos se escondieron ante esa pregunta, pero no con miedo, sino con ansias. Todos excepto uno, que le tenía miedo a V y a los demás. Muchos intentaron advertirle sobre este nuevo personaje y alejarla de ese camino, pero el amor que sentía por su captor la impidió ver con claridad nuevamente.

La misma tortura, pero incrementada. El mismo hechizo, pero sin efecto. Las cicatrices de V se ponen al rojo vivo hasta que en la mayor depresión, explota en llanto de la impotencia. Ya no quiere seguir así, pero tampoco sabe como escapar. Quizá si todos vieran lo mal que está, pudieran ayudarla. Y V salió a la calle a pedir ayuda, pero sus hermanos y hermanas continuaban hechizados. Finalmente, V perdió la esperanza y se propuso al sacrificio final. Tomó una navaja y empezó a cortarse poco a poco, en todas partes. Un corte en la mano, otra en la pierna, otra en el estómago. Poco a poco, V fue perdiendo su energía hasta quedar prácticamente inmóvil.

Su nuevo captor no soportó la presión e intentó hacerla reaccionar a los golpes. Entre los dos, acabarían con todo más pronto que tarde. V estaba dispuesta a salir de esta prisión, sea como sea y su captor no estaba dispuesto a dejarla ir. Ya su cuerpo no funcionaba de tantas cortadas y su mente tampoco, de tantos golpes. Que trágico y triste final para una niña tan linda y excepcional. ¿O no lo será? Aún V está luchando consigo misma y no sabremos si sobrevivirá. Pero nosotros, sus hijos, estaremos siempre a su lado. Queriéndola y cuidándola hasta que lo haga.

domingo, 23 de febrero de 2014

Un Relato Débilmente Tipado

¿Quién soy? ¿Qué soy? Pasa el tiempo y aún no logro responderme tan básicas preguntas a mi mismo. ¿Cuál es mi lugar en el mundo? Me miro al espejo y no me reconozco. Cada vez siento como si un nuevo extraño se asomara a mirarme de vuelta, confundido, asustado. El mundo en el que vivo me ha hecho resistente, pero artificial y servil. He descubierto habilidades que no imaginaba, sólo para olvidar cada una con el pasar de la más ligera brisa. No sé que hago, ni que puedo. No sé...

En ocasiones imagino recordar, escuchar la dulce sinfonía de una estructura propia. Imagino la felicidad de conocer mi propio propósito. Imagino la seguridad de saber donde encajo en este juego de la vida. Imagino verme al espejo cada mañana y encontrar un rostro familiar, un amigo o aunque sea un conocido. Pero sólo es imaginación e inevitablemente, al pasar el día, hasta eso perderé. Hoy me llena de curiosidad saber mi destino y mi propósito, mañana quizá no podría importarme menos. ¡Que difícil es vivir con la inseguridad del ser, con la difusa verdad de hasta lo más esencial!

Mis amigos de turno me recomiendan que no me preocupe, que mi situación es una bendición. Sin recuerdos, sin certezas, pero también sin ataduras. Soy libre para inventarme y reinventarme las veces que quiera. Pero la libertad, sin propósito, está vacía.

No me queda sino imaginar y soñar. Viejas historias hablan de lugares exóticos y distantes, repletos de criaturas maravillosas de todas las formas y de todos los tipos, coexistiendo en paz. Cada quien conoce su propio propósito y su lugar en la sociedad. Tierras utópicas de certezas y orden, donde todos parecieran haber sabido que hacer desde el principio de los tiempos. Muchos rechazarían una tierra así y se sentirían sofocados por tantas restricciones y rutinas, sin embargo yo sueño con conocer y vivir ese sitio algún día. Mas sólo son sueños y ya debo despertar.

Presiento el fin... Adelante veo una nueva tarea, una asignación más que me mantendrá ocupado y distraído de mis utópicas fantasías. Como es usual, no importará si tal tarea es de mi agrado, pues no existe tal cosa en mi. Me he adaptado y seguiré adaptando, pues esa es mi naturaleza. No sé quien soy, pues no soy quien. No sé que soy, pues simplemente no soy. Seré lo que el tiempo decida mientras determine y dejaré de ser de la misma manera. Debo aceptar mi destino y recordar siempre que...

¿Quién soy?

domingo, 31 de marzo de 2013

¿Y si todo gira?


Muy poco sé realmente de física, aunque siempre me ha interesado mucho. Sin embargo, por extraña que pueda ser la mecánica cuántica, la parte que me parece más anti-intuitiva de la física estándar es la gravedad. Siempre me ha parecido extraño que dos objetos cualesquiera se atraigan, con un rango de alcance potencialmente infinito, solo por tener masa. El modelo y las ecuaciones son consistentes con las observaciones hechas hasta el momento, pero no por eso deja de parecerme extraño. ¿Por que el universo habría de comportarse de esta manera? ¿Que tiene que ver la masa con la atracción? Finalmente la masa no es sino una manifestación de la energía, pero incluso la relación energía/atracción no me parece intuitiva.

Esa idea ha estado dando vueltas en mi mente durante un tiempo y posiblemente no exista una explicación definitiva de por que la gravedad es como es (más allá de que sea consistente con observaciones hechas). Pero en estos días se me ocurrió una posible forma en la que pudiera explicarse, aunque seguramente estoy lejos de la verdad, cegado por mi propia ignorancia en el tema. Igual, me gustaría compartirlo.

Supongamos un trozo de hilo que atraviesa a una esfera (como un collar al que le queda un solo adorno). Este hilo está sujetado a una motor giratorio exactamente a la mitad de su longitud. A ambos extremos del hilo hay nudos que impiden a la esfera soltarse del mismo. Ahora, el motor comienza a girar y el hilo se tensa. ¿Que sucede con la esfera? Después de un rato, la misma se deslizará hasta alguno de los extremos del hilo. De hecho, mientras más cerca esté de algún extremo, más rápido se deslizará hacia el mismo. Esto, claro, si la esfera no se encontraba igualmente en la mitad exacta del hilo, donde no experimentaría fuerza alguna y se quedaría estático.

Pensemos ahora en la misma situación, pero en dos dimensiones. Se tiene un cilindro, de altura apenas suficiente para que quepa una esfera como la anterior. Se coloca un motor giratorio en algún punto de la pared del cilindro (no en las bases). Se enciende el motor y el cilindro empieza a girar en torno a una de sus bisecrtices. ¿Que le ocurre ahora a la esfera? Pues se deslizará hasta terminar pegado a una de las paredes del cilindro. Específicamente a aquella pared, que sea ortogonal a la bisectriz pivote y esté lo más cercana posible a la posición original de la esfera. Ahora, podemos abstraernos un poco más. ¿Y si lográramos construir una máquina que hiciese girar tal cilindro a través de todas sus posibles bisectrizes simultáneamente? Las fuerzas se compensarían y la esfera simplemente se deslizaría hacia la pared que tenga más cerca.

... ¿Y si ahora lo llevamos a tres dimensiones? Tendríamos esferas girando en torno a todos los posibles ejes que la atraviesen, en alguna cuarta dimensión (o más), y cualquier cosa que esté dentro de ellas se deslizará hasta alguna de las paredes de la misma. Esto, para mi, es lo que puede resultar siendo la gravedad. ¿Que relación tiene la masa y la distancia con esto? La masa bien pudiera ser una manifestación visible del diámetro que comprenden las hyperesferas en cuatro dimensiones. La constante gravitacional (G) podría ser la frecuencia constante a la que giran estas hyperesferas. Por tanto, siendo la frecuencia constante, mayor diámetro implica mayor velocidad angular. Pero mayor velocidad angular implica mayor fuerza centrífuga sobre los objetos en el interior. Finalmente, mayor masa implica mayor atracción.

Muy bien, pero ahora hay un pequeño detalle. La gravedad parece estar invertida en este modelo. La cosas en el interior de estas hyperesferas, son atraídas al borde exterior de las mismas. La gravedad parece funcionar al revés. Atrae las cosas externas a un objeto hacia el interior del mismo. Es una aparente contradicción, pero no lo es así. Por que el interior de las hyperesferas viene a representar a la totalidad del universo. El exterior de estas hyperesferas está indefinido (por ahora). ¿Tiene sentido que todas las direcciones terminen apuntando al mismo sitio entonces (el centro de la hyperesfera)? Y la respuesta es que si. Por que no estamos hablando del universo como solo espacio, sino como espacio/tiempo. En cualquier dirección, lo más lejano que podemos alguna vez esperar ver es el inicio del universo mismo. En cualquier dirección, tal inicio se refiere al mismo momento y mismo lugar.

¿La relatividad tiene sentido en este modelo? La verdad, no lo sé. Pero se puede pensar un poco sobre ello. Imaginemos una partícula que viaje sumamente rápido, a velocidades relativistas. Esa partícula, si tiene masa, es una hyperesfera girando en al menos cuatro dimensiones. Pero el movimiento de la partícula, sumado a la velocidad angular, no debe superar la velocidad de la luz. Por lo tanto, cuanto más aumenta la velocidad de la partícula, debe disminuir la velocidad angular. Pero la frecuencia es una constante. La única forma de perder velocidad angular es la de disminuir el radio de la hyperesfera. Pero disminuir tal radio, por definición, es disminuir la masa. En el extremo, la hyperesfera tendrá radio cero y por ende masa cero (como los fotones). El tiempo también empieza a carecer de sentido conforme la velocidad aumenta. El centro de las hyperesferas es el inicio del universo. Si el radio es cero, quiere decir que la partícula aún se encuentra en ese punto. El tiempo, para esa partícula, no tiene significancia. Para partículas que se acerquen a la velocidad de la luz, pero no la alcancen, el tiempo habrá transcurrido pero más lento que para nosotros. Interesante sería ver si las transformaciones de Lorentz son consistentes con esta propuesta, pero la verdad es que no lo sé realmente.

¿La mecánica cuántica tiene sentido en este modelo? Esta es mucho más dificil y probablemente sea incompatible. Pero igualmente me gustaría pensar sobre eso. La pregunta a hacer, podría ser: ¿Cual es el estado particular de una hyperesfera, en un instante de tiempo? Es imposible saber realmente su estado, solo sabemos que está girando en torno a todos sus posibles ejes. Pero si podemos escribir una función de probabilidad sobre todos los posibles estados en los que pueda estar. A primera vista, tal función sería constante, ya que cualquier estado es equiprobable con el resto. Pero las interacciones de la hypersefera con su entorno pueden influir y hacer más probable algún estado en particular. Tenemos entonces una función de onda que describe la probabilidad. La dimensión (o dimensiones) sobre las que gira la hyperesfera serían las dimensiones imaginarias que completarían el espacio de Hilbert para tres dimensiones. ¿Que significa observar el estado de una hyperesfera? Es tratar de medir alguna propiedad de la misma, como la masa (que es proporcional al radio de la misma). Pero si la hyperesfera se encuentra en un estado ortogonal al nuestro, entonces no podremos observarla. Si se encuentra en un estado que no es ortogonal, observarla haría que se transforme a un estado que sea paralelo al nuestro. De aquí que solo podemos saber una de dos cosas sobre la hyperesfera en cuestión: Su ortogonalidad respecto a nosotros o la masa de la misma. Algo me dice que el nivel de incertidumbre entre estos dos observables es análogo al de la posición y el momentum de una partícula, pero la ignorancia en el tema me impide decir nada ciertamente.

Y bueno, esta es la idea que ha venido rondándome la mente durante un tiempo, jeje. Posiblemente tiene muchas fallas y contradicciones, pero quería compartirlo con ustedes para que no quedara sepultado por siempre solo en un pensamiento. Cualquier comentario es más que bienvenido (amigos físicos, no me destruyan demasiado, jajaja). Hasta la próxima.

sábado, 14 de julio de 2012

Guerra de Clases (Capítulo 0 - Igualdad)


Este es el principio de un pequeño proyecto que tengo pensado para estas vacaciones. Todo basado en esta entrada: ( Guerra De Clases ). La intención es extenderla para crear un minilibro, ya que con este tema se puede crear (y gallar) muchísimo, jajaja. Les dejo la primera versión del capítulo 0, espero les guste. :)

-------

Oscura y fría noche en las calles del dominio de los problemas decidibles. La luz de la luna se cuela entre los deteriorados edificios, mientras el susurro de últimos alientos se escapan a la nada. Silencio absoluto que es roto tan solo por el clamor de incontables batallas, de la guerra milenaria, de frases rotas y lenguajes olvidados. La disputa de motivo ya largamente olvidado, pero que ha fallado en menguar la intensidad de su haber.

La cuidad divida, regida por dos grandes grupos de lenguajes. Rápidos y determinados, el clan P controla el este de la ciudad. Sus métodos son eficientes y letales, sus miembros firmes y leales. Son conocidos en el mundo por su habilidad para resolver problemas sin demora, sin preguntas, sin retrocesos. Esto los hace los mercenarios perfectos, sin dudas ni piedad. Del otro lado de la ciudad, poderosos y metódicos, el clan NP reside y gobierna. Son en extremo cautelosos y verifican cada posible rama antes de tomar una decisión. Esto los hace lentos, pero sin duda infalibles. Han logrado conquistar el oeste de la ciudad, atacando cada problema que el clan P no se atrevió a tocar. Su mayor arma y fuente de poder no es la velocidad, sino el poder mismo.

Hasta donde la historia alcanza a narrar, los clanes P y NP han estado en guerra. Algunos pocos apoyan la igualdad y el fin de la guerra, pero la gran mayoría cree que tal igualdad jamás será posible. Aún nadie ha podido argumentar tan destructiva desigualdad, pero así lo prefiere el común. Temen las consecuencias de la igualdad entre clases, del poder compartido y la rechazan contundentemente. Por eso continúan luchando feroces, fortaleciendo su sed de poder y supremacía.

Cada noche caen cientos de lenguajes, sus frases perdidas en el olvido y su estructura aniquilada. Las torturas que se practican en ambos bandos no alcanzan a ser finitamente descriptibles. Algunos lenguajes sufren tanto que quedan virtualmente irreconocibles. Y mientras tanto, la ley es de quien la tome, irrestricta y no determinista.

Algunos pocos Lenguajes se oponen a la lucha, viviendo independientes. Su actual líder, solía ser un lenguaje sumamente importante y reconocido. Era jefe de seguridad y segundo al mando del clan NP. Un viejo lenguaje conocido como "Il primo", cuyo nombre real jamás ha sido pronunciado. Su poder residía en el núcleo mismo del clan NP, pero los ha abandonado a su suerte. Ha decidio vivir libre y sin guerra. Los líderes del clan P, sabiendo esto, invierten todos los recursos y esfuerzos posibles en tratar de absorber a este poderoso y rebelde lenguaje, pero "Il primo" no es un lenguaje fácil de convertir y se mantiene fiel a su independencia.

La antigua guerra, aún en su apogeo, ha evolucionado. Frías estrategias se ejecutan desde ambos bandos, buscando debilitar y desinformar al otro. Intentan infiltrar espías y saboteadores constantemente. Cada uno ha aprendido a desconfiar de cualquier lenguaje que clame ser regular, pues rara vez lo será. Los verdaderos lenguajes regulares, que habitan el dominio de los problemas decidible pasan cada día con miedo. Sin embargo, no pueden mostrarlo o serían fríamente aniquilados. Cada lenguaje mantiene siempre la expresión más regular posible.

Atravesando la ciudad, el gran río Cook-Levin divide el dominio de cada clan. Es parte de la creencia entre los habitantes de la ciudad, que las aguas del río tiene propiedades de pacificación que evitan la total invasión y desaparición de cada clan. Cualquier lenguaje que intente cruzarlo en plan de guerra será absorbido por el y llevado hasta su delta en el infinito océano tractable. El místico río tiene su nacimiento en la cima del monte Chomsky, donde se encuentra el antiguo templo de la religión Booleana. Muchos creen que el templo está desierto, ya largamente abandonado, pero nadie está realmente seguro.

Es por esto que la guerra ha abarcado tantas iteraciones. pues debe jugarse de forma cautelosa y estratégica. Muchas veces, lenguajes inocentes son mandados a cruzar el río donde luego son reducidos por espías a lenguajes asesinos, sin memoria de su función anterior. Mas cada vez que sucede un asesinato así el cielo se ilumina en relámpagos de sangre que, con un estruendo y un brillo enceguecedor, desaparecen al lenguaje reducido dejando no mas que un finito rastro de lo que era.

La siguiente misión suicida, organizada por el clan P, tiene como objetivo asesinar a "Il primo". Se había decidido que era preferible eliminarlo, antes de que decidiera volver con el clan NP. Luego de cruzar el río Cook-Levin, el lenguaje mandado fue reducido y enviado a cumplir su misión. Sin embargo, al llegar a la residencia de su víctima, fue descubierto y detenido. De entre sus captores, aparece amenazante "Il primo" en persona.

El mercenario intenta desesperadamente cumplir con su misión, mas le es imposible desprenderse de la pila de guardias que lo tienen aprisionado. Y entonces el anciano lider comienza a hablar, lentamente, como si siguiera perplejo de una realidad recién comprendida. En un sueño, "Il primo" había visto una demostración que cambiaría su vida. En su sueño, su origen real era dentro del clan P. Pronto comprendió que el sueño era en realidad una memoria, escondida muy profundo en su gramática. Y así, el asesino es reducido nuevamente para llevar el mensaje, un poderoso aliado ha sido encontrado.

------------

Siguiente Capítulo: (Capítulo 1 - Un nuevo y grandioso poder)

domingo, 8 de julio de 2012

Monoide


En la oscura y peligrosa selva del álgebra, cerca de la frontera con el campo de los racionales, escondidos en las hojas del antiguo y gran árbol rojo-negro, vivía una pequeña manada de monoides. Vivían felices, coexistiendo en paz. Cada monoide se especializaba en una tarea en particular, la cual sabían realizar a la perfección. Sin embargo, los monoides era muy cerrados y no interactuaban entre ellos. Cada cosa que hacían, podían usarla solo ellos mismos o arriesgarse a perderla con otros monoides que tengan gustos en común.

Era una manera egoista, pero funcional de existir. Hasta que, un día, un monoide distraido se cayó del árbol. Aún confundido, se dio cuenta que no había muerto, sino que había sido rescatado por una hermosa monoide. Se quedaron conversando largo tiempo, dándose cuenta que tenían muchos gustos en común, a pesar de que supieran realizar tareas muy distintas.

Y así pasaron las iteraciones, compartiendo y conociéndose. Un día, el monoide enamorado decidió buscar un anillo conmutativo para unirse con su enamorada. Esto fue mal visto por el resto de los monoides, los cuales no eran un grupo racional y preferían la vida egoísta tradicional. Sin embargo, finalmente se unieron uno al otro. Forjando así un mismo deseo, dos maneras de desearlo. Y el anillo que los unió se hizo indistinguible de ellos mismos, (Z, +, *).

domingo, 26 de junio de 2011

Mirada

¿Qué distingue al horizonte de entre cielo y superficie? ¿Es acaso una fe ciega, la certeza en su existencia de su promesa escondida? No lo sé, tampoco así si lo sabré algún día. ¿Mas qué palabras han de poder describirla? ¿Qué imagen ha de poder capturarla? ¿Qué verdad ha de poder asegurarla tan difusa como ella misma?

Y así, como el horizonte, es tu mirada. Profunda e intrigante mas distante y misteriosa. Repleta de todo, llena de nadas. Un ciclo vicioso que captura la mía prisionera sin fianza. Una real paradoja posible, contradicción absoluta de una verdad innegable. Que toda la belleza del mundo está en tu mirada y aún así el universo entero la reclama, por haberse visto en tus pupilas.

Mas te he confesado, no hay palabras o ideas que hagan honor, ni logren siquiera acercarse a la magia que sin freno despiden tus ojos. A la interminable alegría que tan generosamente despides, a la sinceridad de una bella sonrisa, a la intensidad de una profunda mirada.

Profunda mirada pues muchas cosas ha vivido, muchas vidas ha tocado, muchas otras ha cambiado, muchas lágrimas saladas que el pasado ha derramado. Mas con gusto las tomara, una a una y sus historias, y con ellas construirte una blanca y bella fuente. En promesa hacia el futuro, que te espera tan paciente, para hacer que dicha fuente no renueve más sus aguas. Y en honor a ese pasado que te ha hecho lo que eres. ¿Y quién eres sino un ángel, de bellezas celestiales y a la vez una demonio, tan traviesa e intrigante?

Yo confieso que me hundido, me he perdido sin remedio en instantes infinitos. Atrapado en tu mirada, soñando de tus labios, deseando una sonrisa al final de una locura. Y en mis sueños te revivo mas tu imagen ni se acerca. Ni se acerca a la más pura y misteriosa belleza, ni a la tentación divina de olvidarme ya de todo, a la locura entregarme sin temores, sin reservas. ¿Entonces qué distingue al horizonte de entre cielo y superficie? No lo sé. Solamente sé que, si pudiera, con gusto pasaría la vida entera a tu lado, descubriéndolo.